Aún cuando la publicación del llamado a licitación no fue hecha, SEC ya está avanzando con carteles con los que limita el estacionamiento y amenaza con acarreo de vehículos a los vecinos de Barracas, aunque todavía no se han cumplido los pasos necesarios para restringir el estacionamiento y tampoco para que la empresa se adjudique el espacio. Leé la nota completa de Clarín.

Grúas polémicas: aunque no habrá parquímetros, podrán levantar autos en Barracas

En sólo cuestión de días, la empresa SEC, que opera las grúas en el sur del área concesionada, comenzará a acarrear autos mal estacionados en Montes de Oca, Hornos y otras avenidas de Barracas. La medida fue autorizada por el Gobierno de la Ciudad y sirve para compensar los lugares con estacionamiento medido que se perdieron, sobre todo, por las obras del Metrobus de Paseo Colón y la peatonalización del área de Tribunales. Aunque en Barracas no habrá parquímetros, se permitirá la circulación de grúas, y una vez levantado el vehículo, el dueño deberá ir a buscarlo a la playa que está en Bernardo de Irigoyen y avenida Garay, donde deberá pagar $ 750 de acarreo.

En diciembre se aprobó la ley que habilita ampliar el área de estacionamiento medido y la circulación de grúas en más barrios de la Ciudad. El nuevo sistema comenzará a funcionar en 2018. Pero mientras tanto, siguen operando SEC y STO, las dos empresas que tienen el contrato vencido desde 2001, acumulan quejas y denuncias de usuarios y nunca terminan de aclarar cuánto pagan de canon y quienes son sus verdaderos propietarios.

Para el presidente del bloque GEN en la Legislatura porteña, Sergio Abrevaya, "aún cuando la publicación del llamado a licitación no fue hecha, SEC ya está avanzando con carteles con los que limita el estacionamiento y amenaza con acarreo de vehículos a los vecinos de Barracas, aunque todavía no se han cumplido los pasos necesarios para restringir el estacionamiento y tampoco para que la empresa se adjudique el espacio".

Fuentes del Gobierno porteño explicaron que no se cobrará estacionamiento en Barracas. Y agregaron que se trata de una disposición para compensar a la empresa por otras zonas por las que ya no pueden circular las grúas, ya que el contrato estipula una cierta cantidad de calles de operación que debe mantenerse, agregaron las fuentes.

En tanto, Abrevaya también arremetió contra la nueva ley. Aseguró que, con el nuevo sistema, el 45% de las calles porteñas tendrá estacionamiento medido.

Al respecto, fuentes del Gobierno aseguraron que sólo se ocuparán con espacios tarifados 85.000 lugares, que respresentan el 22% de los 340.000 que hay para estacionar en la Ciudad (ahora hay 4.000 ubicaciones con parquímetros). Además, agregaron que a partir del año que viene se terminarán los parquímetros con fichas y las tickeadores actuales, y serán reemplazados por terminales de autoservicio que aceptarán tarjetas de crédito, débito y hasta SUBE. Pero lo más novedoso será una nueva aplicación para el celular que permitirá realizar el pago del estacionamiento.

Un servicio cuestionado y con la concesión vencida

Las firmas Dakota-STO y BRD-SEC se reparten el control de las grúas y se dividen la Ciudad en dos zonas para prestar el servicio. El límite del área de influencia de cada empresa está dado por la calle Viamonte. Operan con contratos vencidos desde 2001 y nunca queda claro cuánto pagan de canon y cuánto recaudan.

La concesión se fue prorrogando desde 2001. En noviembre de 2011 se votó una ley que establecía que si luego de un año no se licitaba, pasaría a ser estatal, pero en diciembre de 2012 venció el plazo y se volvió a prorrogar. Al inicio de la gestión de Macri, en 2007, el acarreo costaba $ 59: hoy cuesta 750. Eso implica un aumento de más de 1000% en nueve años. Todos los días las grúas remolcan entre 300 y 400 vehículos, lo que se traduce en recaudaciones millonarias.

Nota Clarin: Ya hay carteles en calles y avenidas. Es para compensar espacios pagos que se perdieron en otros barrios.

banner gen