Por Sergio Abrevaya.

Argentina se enfrenta a varios paradigmas que debe cambiar, uno de ellos es el del petróleo, que imprima al de energía y al del transporte. Pero, ¿por qué plantear al transporte como un modelo pendiente de solución? El Gobierno sigue apostando por la puesta en valor de los trenes interurbanos, también a Rosario y a Mar del Plata -que comenzó Florencio Randazzo luego de la tragedia de Once- cuando recorridos de larga distancia como ?El Gran Capitán? (Bs. As.-Misiones) o el ?Tren Binacional? (Bs. As.-Paso de los Toros en Uruguay) resultaron un  fracaso.

Fuente EL CRONISTA

El verdadero problema del gas en la Argentina es que el 35% lo consume la producción eléctrica. Esa es la causa real por la que debemos importar. Así el 45% de la energía eléctrica es generada con gas. Hoy la electricidad depende de él.

En los 90, se cultivó el paradigma petróleo, en un país exportador de hidrocarburos que expandía su producción y exportación, se buscó que el transporte y la energía dependieran de ello. Una evidente mirada de corto plazo y la avidez por dinero rápido y fácil impulsaron el abandono de una Argentina que hasta Alfonsín, con la electrificación del Roca, seguía invirtiendo en trenes como transporte e hidroeléctricas -con la inauguración de Alicurá y Río Grande, mientras iniciaba Piedra del Águila y atómicas, como Atucha II, como generadores principales de electricidad.

Europa estaba en ese camino que, en lo que refiere a transporte, le permitió ganar la carrera de desarrollo aún a los norteamericanos. Era obvio que el desarrollo dependía de la electricidad y ésta iba a consumir todo lo que tuviese que ver con energía. Es tan así que el mundo se encamina al auto eléctrico.

Aun así, hoy Gobierno y petroleras reclaman una multimillonaria inversión en exploración y explotación de gas, porque falta. Falta gas y falta electricidad, por eso se importa el gas. Y nos explican que nos sale más caro por la exploración permanente. Así convencieron al gobierno anterior y a éste del desarrollo bajo el mismo paradigma petrolero: ?Plan Gas nuevo?, pagándolo la friolera de u$s 7,5 en boca de pozo. Es como seguir tirando nafta al fuego.

Estamos ante una nueva oportunidad. El paradigma debe ser el de generación de electricidad con recursos accesibles, de manera más eficiente y más barata. Debemos abandonar el modelo petrolero de los 90. Las tarifas no deben generar inversión para un modelo arcaico e ineficiente.

Las represas y plantas nucleares sólo requieren mantenimiento tras la fuerte inversión inicial (que no es mayor que la exploración y explotación del gas). Para la hidroeléctrica hay 30 proyectos identificados para generar 8000 MW por la anterior Secretaría de Energía. Así lo describe Echarte, ex Secretario de Energía de Alfonsín en conjunto con varios ex secretarios de energía en su libro ?Consensos energéticos 2015?. La otra es la termonuclear, porque tenemos la tecnología y la materia prima. La más potente de las tres centrales operativas aporta casi 700 MW. Con diez termonucleares podríamos producir 7000 MW.

Las otras dos, incipientes en la gestión anterior y prometidas en ésta, son la eólica y la solar, aunque para ello hay que agregar la idea de la generación diversificada en toda la población, como se hizo en Europa.

Soy autor de una Ley de Promoción de Energía Solar en la Ciudad de Buenos Aires, que hace seis años está sin reglamentarse, por eso me cuesta creer en los anuncios del gobierno en ese sentido. Ésta sirve para paneles solares y para termotanques solares (tengo uno en mi casa). Pero también requiere una nueva legislación nacional, que permita la producción diversificada en hogares y unidades productivas y que ello se pueda sumar a la red.

Fuente: Fuente EL CRONISTA

Mudanza del Gobierno Porteño

Urbanistas coinciden en que la mudanza es positiva, aunque dicen que se deben tener en cuenta los efectos.

El proyecto de mudar físicamente el Gobierno porteño a los barrios del Sur de la Ciudad recibió, en general, una opinión favorable de los expertos consultados, aunque todos lo consideraron insuficiente en sí mismo y formularon advertencias sobre las precauciones que deberían tomarse para garantizar que no resulte un fracaso a largo plazo.

“La creación de Distritos especiales de actividades innovadoras y algunas obras de equipamiento deportivo contribuyen al reequilibrio a escala de la Ciudad, pero también va a originar un nuevo atractivo para la inversión inmobiliaria”, opina el urbanista Artemio Abba, coordinador general del Observatorio Urbano Local - Buenos Aires Metropolitana, integrante de la red de Observatorios Urbanos de ONU-HABITAT. Por eso, previene implementar “medidas para proteger el hábitat local y el modo de vida barrial” y, sobre todo, realizar obras para adecuar las redes de infraestructura básica (agua, cloacas y energía) para hacer frente a la densificación que va a traer esta iniciativa”.

Sede Gobierno porteno Parque Patricios

Para Andrés Borthagaray, urbanista y profesor de la Facultad de Arquitectura, Diseño y Urbanismo de la UBA, “resulta lógico que, si se admite que la estructura económica del país cambió, los edificios industriales puedan reciclarse para ser utilizarlos en los rubros que hoy se demandan, de modo tal que los barrios donde están localizados no pierdan su vitalidad”. Al mismo tiempo recomienda destinar una energía proporcional a “consolidar las centralidades barriales ygenerar nuevos centros cívicos en los que se haga efectivo el contacto directo del Gobierno con la gente”.

En cambio, el abogado Sergio Abrevaya, ex presidente de la Consejo Económico y Social (CEyS) de la Ciudad y titular del partido GEN en el distrito, opina que se debería haber debatido en forma abierta la nueva localización, en lugar de decidirla en forma unilateral. “Parecería que se eligió mudar el Gobierno a Parque Patricios simplemente porque se frustró el proyecto en los fondos del (Hospital) Borda y ese edificio estaba disponible”, y agrega que deberían adoptarse “políticas equitativas para todas las zonas postergadas al Sur y al Oeste de la ciudad, sin privilegiar unas sobre otras”

banner gen